Inicio > Artículos
 
  Inicio
  Artículos
  Foro de debate
  Documentos
  Fotos
  El Tiempo
  E-mail

   English Version

   France Version

 




Imprimir Artículo

Artículos

LA CADENA DE FRIO
- 14/03/2013



Cada año, al menos tenemos al menos que vacunar a nuestras palomas contra la paramixovirosis (Newcastle) , no solo por imperativo legal (ya que es imprescindible vacunarlas para poder competir), sino que por seguridad sanitaria aunque no fuese obligatorio, habría que vacunarlas. Además de esta vacuna imprescindible anualmente , podemos usar otras como pueda ser la vacuna contra la viruela o la salmonella. Sea como fuese, tenemos que manejar unos productos sanitarios que no se pueden guardar en un cajón como una caja de SPATRIX sino que las vacunas son productos bilógicos termolábiles a las que hay que mantener a una temperatura constante si queremos que seran efectivas.
La cadena de frio es el proceso que permite mantener la capacidad inmunizante de la vacuna desde su elaboración hasta su administración a las palomas en el palomar , pasando, claro está, por todo una serie de traslados que van desde el mayorista , el almacenista , el almacen minorista , el vetarinario y el palomar. En ninguno de estos movimientos que tiene la vacuna hasta que llega hasta nuestras manos , se puede romper la cadena de frio cuya temperatura idonea no debe de bajar de +2ºC. ni exceder de +8ºC. en todo momento. Cualquier alteración de temperaturas por encima o por debajo de estas temperaturas pueden producir una perdida de actividad de la vacuna o incluso se puede llegar a su total inactivación en los casos extremos.
Si se rompe esa cadena de frio durante un tiempo excesivo el mal ya estará hecho y no se solucionará metiendo de nuevo la vacuna en la nevera o en el congelador, la vacuna no será efectiva.
El aislamiento del exterior con frio , única forma de transportar y de que la vacuna sea efectiva.

Según las fuentes consultadas, no resulta fácil dar datos concretos de la estabilidad de las vacunas a temperatura ambiente y por periodos cortos de tiempo fuera de la nevera,. En principio dependerá de la estación meteorológica y del periodo de tiempo.

Cada aficionado se procura proveer de las vacunas como mejor puede o entiende. Algunos lo hacen a titulo individual y otros se la procuran en sus clubs. Sea como fuere por donde llegue la vacuna, hay que tener en cuenta por que medios han llegado a nuestras manos la vacunas.
Yo , las compro para el club a un veterinario amigo . Esto me da seguridad en el sentido de que se que las vacunas vienen en cajas térmicas de corcho y dentro tienen bolsas de gel helado por lo que el transporte reune las condiciones idoneas y no se ha roto la cadena de frio. Pero eso no es todo , cuando llegan a la consulta del veterinario, este las mete rapidamente en la nevera a la temperatura adecuada. Pero aqui no acaban las ventajas. Como el veterinario sabe el número de vacunas que el club consume, no tiene ningún inconveniente en sellarnos los censos y hacer constar que las palomas censadas están vacunadas contra Newcastle.
Si por casualidad , tratamos de comprar la vacuna en un almacenista de piensos, ya sea por proximidad o por amistad (cosa mas que habitual), no tendremos tanta seguridad de que la cadena de frio no se ha roto como si adquirimos la vacuna a un establecimiento o profesional de la sanidad animal.

Muchos aficionados , ante la dificultad de encontrar vacunas , optan por adquirirlas a la RFCE o en almacenistas de productos colombófilos muy distantes de sus palomares. Por mucho hielo que se ponga envolviendo la vacuna y mucha caja térmica en la que venga la vacuna , no tenemos ninguna seguridad de que la vacuna llega a nuestras manos en perfectas condiciones. Hay que tener en cuenta que la duración media desde que se deposita un paquete en una agencia de transportes hasta que lo recibimos normalmente excede de 24 horas, tiempo mas que suficiente para que el hielo se derrita y el envase de corcho pierda toda su efectividad , llegando a nuestras manos una vacuna con posibles deficits de efectividad al haberse roto la necesaria cadena de frio.
Como última precaución , cuando vayamos a comprar personalmente una vacuna sea donde fuese y si el trayecto hasta el palomar no es corto, procurar llevar una botella de agua congelada , una bolsa de gel congelada o simplemente una bolsa con cubitos de hielo para que acompañen a la vacuna hasta que lleguemos al palomar y si en el palomar no la vamos a usar aún , meterla en la nevera aunque nuestra sufridora esposa nos regañe.

Aunque no tenga nada que ver con la cadena de frio , mportante es también al adquirir una vacuna ver la fecha de fabricación y la fecha de caducidad de la vacuna que necesariamente tienen que ir impresas en el envase de la vacuna . No admitir fechas borradas o ilegibles ya que con toda seguridad o están caducadas o le falta poco tiempo para caducar.

!QUE USTED LAS VACUNE BIEN!.

Félix Martín Vilches
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

© Carlos Márquez Prats 2002 - colombofilo@carlosmarquezprats.com