Inicio > Artículos
 
  Inicio
  Artículos
  Foro de debate
  Documentos
  Fotos
  El Tiempo
  E-mail

   English Version

   France Version

 




Imprimir Artículo

Artículos

EL MANEJO DIARIO DE LA PALOMA
- 09/12/2012

EL MANEJO DIARIO DE LA PALOMA

Cuando tratamos con animales, lo primero que hay que hacer siempre es ponernos en su lugar, ver en que situación se encuentran respecto a nosotros y luego actuar en consecuencia.
Para la paloma , nosotros somos algo 200 veces mas grande que ella que trata de cogerla por no se sabe que razón. Su instinto de conservación y supervivencia le dice que ese algo que la quiere coger puede causarle daño en su integridad física y entonces la paloma tratará siempre de poner tierra o aire por medio entre ese algo y ella.
A nosotros ,que nos interesa romper ese concepto que la paloma tiene de nosotros , tenemos que romperlo mediante nuestra forma de actuar con ellas, si lo conseguimos , habremos roto esa barrera invisible que el instinto de la paloma antepone entre ella y nosotros y empezaremos a trabajar con un equipo que ha roto todas las trabas que nos separaban.
Algunos lo consiguen y van aún mas allá, consiguiendo que las palomas se alegren de verle , echándole de menos y poniéndosele en el hombro o la cabeza solicitándole comida.
Para atemperar el carácter indómito de la paloma hay que actuar con dos herramientas esenciales: EL HAMBRE y LA PACIENCIA.
El HAMBRE, ha sido siempre la herramienta utilizada para doblegar a todos los animales, es un utensilio físico que usamos con fines sicológicos: ROMPER BARRERAS .
Un buen sistema para no ser visto en el palomar como un enemigo es ponerse diariamente sentado en una banqueta cerca de los comederos a la hora del pienso, las palomas irán perdiendo el miedo a nuestra proximidad física , van disminuyendo la invisible distancia de seguridad que su instinto le dicta . Después de que esto suceda podemos conseguir que nos coman en la mano o se nos monten en el hombro, eso ya es solo cuestión de mucha PACIENCIA que precisa muchas horas de dedicación y convivencia diaria con la palomas, horas que muchos no tenemos.
Hay que convencerlas que somos ese mal necesario y que nos tienen que admitir y permitir esa íntima cercanía que precisamos para un óptimo manejo de nuestra colonia.
Si conseguimos demostrar a la paloma que su miedo es infundado y que no hay nada que temer, habremos derribado ese invisible muro que nos aleja física y síquicamente de nuestras palomas.
Este deporte exige un continuo manejo/manoseo constante de la paloma.
Desde su nacimiento, examinamos a los pichones casi a diario ( o deberíamos) para ver su evolución diaria, los cogemos para anillarlos, para ver si la anilla se le ha caído, para ver la evolución de su quilla , etc…etc….
Una vez destetados , los palpamos, los bañamos, los medicinamos, los trasladamos, le miramos el buche para ver si comen, el pico para ver su salud, les controlamos la muda, y en definitiva los cogemos constantemente para controlar esa época crítica de su vida.
En los entrenos, mas manipulación, ver como están antes de ir, ver como han vuelto . En los concursos , el manoseo es impresionante, las encestamos, las palpamos el músculo y el ala y llegan al Club y vuelta a empezar, mas manoseo, el rosor o pasar por el ordenador , traslado a otra jaula y tal y tal….
El tema de los visitantes al palomar es de todos conocidos, si estos son “sobones”, se pasarán por la mano a toda la plantilla.
La paloma en su corta o dilatada vida consume esta en 5 lugares: a) en su palito, nido o casillero, b) en el tejado del palomar , c) en el aire, d) en la mano y e) en la cesta; mas o menos por este orden.
La paloma , requiere mucha tranquilidad en su espacio vital, y un manejo alocado , deficiente o con prisas en el palomar y muy a menudo puede constituir el primer paso desencadenante de una situación de stress en todo el palomar.
La experiencia y la práctica tienen que hacer lo difícil ,fácil, y en eso tenemos que estar siempre empeñados en el palomar.
Con nuestro bien hacer en el palomar conseguiremos que las palomas no nos vean cuando entramos al palomar como un enemigo del que hay que huir porque no sabemos tratarlas ni cogerlas, mas bien tienen que vernos como el que nos trae los granos que tanto nos gustan y que aunque nos coja en la mano no va a pasar nada traumático.
Hay unas normas de manejo de las palomas que todos conocemos , pero que por prisas o dejadez muchas veces no observamos:
La regla general es que para coger palomas siempre hay que moverse con movimientos suaves, sin brusquedades, estas alteran a las palomas y les hace salir volando despavoridas.
Procurar que el palomar tenga unas medidas tales que podamos dominar con los brazos en cruz y con pocos movimientos mas todo el palomar, esto evitará que nos chuleen en nuestro intento de cogerlas, pues saben que por mucho que se escondan , no tendrán escapatoria.
Si no estamos seguros de que vamos a tener éxito en el intento de coger una paloma , desiste de ello y vuélvelo a intentar en una situación mas favorable.
Cuando decidamos cogerla y la paloma este acorralada , hacerlo sin vacilaciones, con decisión y rápida y enérgicamente, caso contrario la paloma aprovechará nuestra indecisión y tratará de zafarse de nuestras manos.
Para tener éxito al coger una paloma hay que hacerla ver muy suavemente que la vamos a coger con una mano, mientras que lo hacemos con la otra, es decir, le amagamos con una mano para cogerlas por sorpresa con la otra.
No coger palomas al vuelo, esto les puede ocasionar roturas de alas o de plumas.
En los palomares con techos altos poner en el techo unas mallas o telas metálicas horizontales a una altura aproximada de 2,30 mts., nos facilitara la labor de manejo y evitará que las palomas nos burlen.
Por la noche y a semi oscuridad, se cogen las palomas en un plis-plas, sin apenas resistencia.
Si tenemos la paciencia y habilidad suficientes, podemos hacer un self-enceste, es decir que ellas solitas se vayan metiendo en las cestas dejadas en el suelo del palomar a tal efecto.
A la hora de cogerlas y siempre que las vayamos a manipular , si se les habla parece como si entendieran y se ponen mas calmadas ( o a mi me lo parece).
Cuando estemos cogiendo palomas para encestar , por regla general los pichones se quedan en los palitos mas altos, las palomas viejas conocen la mecánica del enceste y se van al suelo del palomar, porque sabe lo que nos cuesta agacharnos para cogerlas.
Asir la paloma con la palma de la mano lo mas abierta posible e inmediatamente asirla con la otra mano también, abarcando en su totalidad alas, cuerpo e inutilizando las patas entre nuestros dedos.
Con la práctica podemos con nuestras manos y brazos solamente ir cogiendo las palomas con una mano y colocando cómodamente en el otro brazo 3 o 4 palomas mas.
Nunca asir a las palomas por las plumas o por la cola, so pena de que queramos dejar a esa paloma inútil para concursar hasta la temporada siguiente.
Se puede asir a la paloma por un ala , siempre que el ala esté plegada . Con la práctica resulta un método eficaz, la paloma se acostumbra y no opone la menor resistencia, pues nunca tratará de zafarse de esta forma de cogerla.
Las palomas ajenas perdidas que se acerquen a nuestro palomar ,no cogerlas, simplemente facilitarles agua y comida para que sigan en su viaje, pues pueden que estén concursando. Si se meten en le palomar, cogerlas, aislarlas y alimentarlas y si vemos que pueden seguir su camino darles libertad.

Félix Martín Vilches

 

 

© Carlos Márquez Prats 2002 - colombofilo@carlosmarquezprats.com