Inicio > Artículos
 
  Inicio
  Artículos
  Foro de debate
  Documentos
  Fotos
  El Tiempo
  E-mail

   English Version

   France Version

 




Imprimir Artículo

Artículos

EL CLUB, Eje principal de la colombofilia
- 20/02/2012

El Club, eje principal de la colombofilia
Nuestro deporte es una compleja maquinaria de relojería cuyo funcionamiento recae en
los hombros del colombófilo como pieza individual de esa maquinaria ; en el Club como
eje central de esa misma maquinaria alrededor el cual se adosan todas esas piezas
individuales y que hacen que el reloj funcione ininterrumpidamente; y en las
federaciones territoriales y nacional que son el armazón y las agujas de ese perfecto
mecanismo que tienen que marcar las horas día a día, mes a mes , año a año.
De un perfecto engrase de esa maquinaria depende que nuestro reloj (deporte) ande a la
perfección, se adelante , se atrase o incluso se pare por falta de energía o deterioro de
alguno de sus componentes.
Un aficionado con muchas palomas mensajeras no es mas que un colombicultor , un
palomero y no alcanza la categoría de colombófilo hasta que en unión de aficionados
como él organizan un Club con la ilusionante pretensión de competir entre si y empiezan
a competir.
Crear un Club no es una tarea baladí , hay que mover muchos resortes hasta ponerlo en
pie, luego....es mucho peor, hay que echarle a andar a buen ritmo y que no pare. Se
habrán de sortear infinidades escollos para que la nave llegue a buen puerto y la falta de
participación, la ausencia de apoyos federativos, la falta de sede, las exiguas ayudas
institucionales, los ineludibles problemas económicos y el desánimo serán espadas de
Damocles que gravitarán permanentemente sobre nuestras cabezas.
Un Club no es un local donde nos reunimos una vez a la semana ,pasamos las palomas
por una máquina , las metemos en una cesta y …..hasta la semana que viene. Esta
obviamente es la actividad principal, pero para que el Club tenga plena actividad , para
que el Club tenga personalidad propia y proyección de futuro no se podrá parar la
maquinaria, tendrá que romper los corsés que le atenazan y volcarse sobre todo en lo que
podríamos llamar colombofilia social, es decir, actividades paralelas y complementarias
a las propias actividades deportivas. Buenos métodos para que esa colombofilia social se
desarrolle es reunirse todos los socios un dia determinado de la semana fuera de la
campaña deportiva y hacer charlas , excursiones a palomares, barbacoas o lo que sea con
tal de que los lazos entre los socios se vayan estrechando hasta que la palabra compañero
quede anticuada y sea sustituida por la palabra AMIGO.
La economía de los Clubs casi siempre es precaria, o mejor dicho: nunca dejará de ser
precaria. El propio palomar exprime los bolsillos día a día de los aficionados, cuando de
nuevo hay que rascarse los bolsillos para pagas cuotas o transporte , los bolsillos ya
están exhaustos y hay que hacer un nuevo esfuerzo. Hay que conseguir rebajar muchos
costes diarios del palomar sin disminuir la calidad de los productos y eso solo lo
podemos conseguir uniéndonos en las compras de cualquier cosa: granos, material
veterinario, chips , material para el palomar etc..., esta práctica , además de aliviar los
costes del aficionado aumentará sensiblemente la cohesión social dentro del Club.
De la fortaleza de los Clubs depende en gran medida la fortaleza de las federaciones
territoriales o nacional y no al contrario. Las federaciones reciben la energía que los
Clubs, sobre todo los punteros y bien engrasados le trasmiten y esas sinergias se han de
aprovechar para potenciar desde las federaciones territoriales a los Clubs u
organizaciones mas débiles , tutorar a los Clubs u organizaciones recién nacidas hasta
que puedan volar por si mismas y promocionar nuestro deporte y a nuestros deportistas
tanto cualitativa como cuantitativamente.
Para nuestra desgracia, son pocos los Clubs que hagan de punta de lanza de la
colombofilia nacional , pero haberlos haylos y son espejo en el que deberían mirarse las
organizaciones de mas alto rango. Así de Clubs o aficionados particulares emanan
revistas o boletines periódicos, páginas webs activísimas, organización de concursos a
nivel nacional , derbys etc etc...., actividades todas que en muchos casos dejan con el
culo al aire a muchas federaciones y sobre todo a la RFCE.
Por último habría que decir que nos hace falta como el comer que se activen
considerablemente las interrelacciones entre los Clubs /territoriales/nacional. Tiene que
fluir la información y formación a todos los niveles de abajo arriba y viceversa, hay que
reducir esa fría distancia estructural entre estos tres órganos que se necesitan vitalmente
unos de otros para que nuestro deporte tenga solución de continuidad.
No hay otro camino, todo lo que no se haga en ese sentido será echar margaritas a los
cerdos.
Félix Martín Vilches

 

 

© Carlos Márquez Prats 2002 - colombofilo@carlosmarquezprats.com